Si te gustan los juegos de vaqueros y quieres vivir aquellas épocas del viejo oeste donde lo que desayunábamos, almorzábamos y cenábamos era puro plomo entonces quiero que