Al redactar este artículo me llene de nostalgia y felicidad porque iba a escribir unas líneas de texto de