¿Por qué Nexus 6 es un fracaso en ventas?

El mercado de smartphones puede traer a las compañías éxitos o fracasos, definitivamente Nexus 6 puede ser considerado uno de esos fracasos. Este teléfono prometía ser lo mejor del año y acabó recibiendo numerosas críticas en múltiples aspectos.

En el 2012 Google compró Motorola Mobility siendo una de las adquisiciones más importantes de los últimos tiempos. En aquellos momentos, hubo mucha especulación sobre si Google abandonaría la marca Nexus, productos realizados en conjunto con terceras compañías.

En el pasado, los Nexus de Google nacieron como dispositivos creados para desarrolladores, con un precio y especificaciones de gama alta. El Nexus One y Nexus S fueron grandes productos, pero no fue hasta la llegada del Galaxy Nexus que comenzaron los cambios. El último teléfono que crearon Google y Samsung partió de un precio de gama alta, pero con el transcurso del tiempo se convirtió en un terminal bastante atractivo, con un precio bastante cómodo.

El siguiente paso de Google con los Nexus llegó al año siguiente  junto al Nexus 4, un teléfono con unas especificaciones monstruosas, con un diseño asombroso, y un rendimiento sorprendente. El teléfono tenía carencias como una cámara que no estaba a la altura de la competencia o una autonomía que seguía sin convencer, pero con un precio bastante llamativo.

La idea de los usuarios, es que la calidad que ofrecían los Nexus era demasiado buena para su precio, y que ese era el principal valor añadido de la marca.

Con el Nexus 6, Google intentó medirse de tú a tú frente al resto de la gama alta. Olvidó sus raíces de teléfono manejable para pasarse a unas monstruosas 5,9 pulgadas de pantalla, uniéndose a la moda de los phablets. Este fue uno de los primeros errores, ya que eran pocos los fans de la marca Nexus que buscaban un Phablet, pero no fue  el único.

google-nexus-6-xt1100-unlocked-64gb-cloud-white-267907

La pantalla era de gran calidad, pero no se encontraba a la altura de Phablets con los que compartía precio como el Galaxy Note 4. La cámara tampoco destacaba frente a la competencia, ya que incluía el mismo sensor que dispositivos que llevaban varios meses en el mercado. Por otro lado, la construcción en plástico barato tampoco nos daba la sensación de que era un terminal con semejante precio, cosa imperdonable teniendo en cuenta los acabados premium del Nexus 4 y la sensación en la mano del Nexus 5.

Los Nexus 4 y 5 tampoco eran perfectos, pero  se le perdonaban sus defectos gracias a su reducido precio. Al Nexus 6  no se le perdonan estos fallos ya que el precio no era para nada cómodo.

Cuéntanos, ¿Qué te parecen los terminales Nexus?