Las pantallas grandes se apoderaron de nuestros smartphones

Hace ya algunos años, Samsung decidió romper con el protocolo de la pantalla de móviles y sacó un terminal gigante en comparación de lo que tenían hasta ese momento sus competidores.

Cuando la medida más popular apenas alcanzaba las 4 pulgadas de tamaño, las 5,3 pulgadas del Samsung Galaxy Note que venía con un particular  S-Pen y con nueve meses de vida el primer Note de Samsung acumulaba más de nueve millones de ventas.

Sus sucesores empezaron a apuntar a ese modelo e incluso el Note II crecía hasta las 5,5 pulgadas y afinaba aspectos como la potencia y el rendimiento. La fórmula funcionó y las ventas se hicieron cada vez más grandes.

scaly-mountain-3303-001

En el 2013 llegó el Note 3 (el primer móvil del mercado en grabar en 4K) y en 2014 el Note 4 (que llegó acompañado del Note Edge). Todos con inmejorables resultados y alejados de los debates que sí que afectaron a la familia Galaxy S y buques insignia como el S4 o el S5.

Otro movimiento clave de la compañía fue el lanzamiento del Note 5 y también el lanzamiento de la phablet del S6 Edge, el S6 Edge Plus, un terminal que se convirtió  en uno de los mejores dispositivos del año. 

Muchos fabricantes han optado por el formato phablet para sus buques insignia como el Xperia Z5 o el Nexus 6P, incluso Applecon el iPhone. Ahora los terminales están pasando de 5,5 pulgadas a 5,7. 

Las pantallas grandes son cada vez más populares, mientras que los móviles pequeños han ido quedando reducidos a un segmento muy concreto.

Cuéntanos, ¿Cuál es tu tamaño de pantalla favorito?