El Moto Z es sometido a pruebas de resistencia

El Moto Z de Lenovo llegó hace poco al mercado de los equipos gama alta, para ofrecer una alternativa aún más potente y delgada a los Motorola Moto X. Uno de los aspectos destacados del Moto Z es su extrema delgadez, aunque la protuberancia que marca la forma de la cámara no es muy estético.

Las pruebas de este tipo ensayan la resistencia de un teléfono a agresiones de todo tipo, y que nos muestran hasta qué punto el teléfono puede resistir a ellas. La prueba del Moto Z comienza con distintos arañazos sobre la pantalla lo cual demuestra que este resiste bastante bien a los arañazos, y que sólo en las profundidades más altas se pueden apreciar estos en la pantalla del terminal.

moto-z-bend-2-650x315

El equipo también ha sido pasado por cuchillas acabando rápidamente con el altavoz frontal superior del teléfono y degradando el lector de huellas hasta que este deja de funcionar correctamente con cierta facilidad.

En general la superficie de la carcasa no resiste bien los arañazos y estos son bien visibles. En cambio el cristal de sus cámaras de fotos se muestra muy resistente y apenas se altera por el paso por su superficie de la cuchilla.

También en la prueba ponen llamas en la pantalla del Moto Z para demostrar una vez más que esta se comporta de forma excelente y muy resistente. De hecho después de bastante tiempo en contacto con el fuego no consigue que esta se deforme o se oscurezca.

En la prueba de resistencia a doblarse el Moto Z no puede soportar la presión, y aunque consigue resistir y no partirse, sí se deforma con cierta facilidad y queda curvado.