Baterías de larga duración

Son diversas las investigaciones que se están llevando a cabo para desarrollar baterías de litio-oxígeno, un grupo de investigadores ha realizado tal descubrimiento que podría dar lugar a que la batería definitiva esté cada vez más cercana.

El compuesto litio- oxígeno es uno de los más queridos por muchos científicos, puesto que constituye la base de la batería final y absoluta, la batería creada para gobernarlas a todas. Se debe a que su habilidad de almacenamiento de energía es mucho mayor en términos de densidad comparado con otros compuestos, como por ejemplo la tecnología de iones de litio que se usa hoy en día.

1426241598_220896_1426241641_noticia_normal

El compuesto de litio-oxígeno puede albergar hasta diez veces la densidad de energía que se ofrece en las baterías de la actualidad. Esta investigación haría posible la creación de módulos de batería más pequeños, más baratos y de más duración para todo dispositivo que necesite una batería para funcionar.

Esta batería Li-aire sería un 90% más eficiente y estable y  puede ser recargada más de 2000 veces. Aunque todavía existe un gran número de obstáculos que sobrepasar antes de que veamos algo que se aproxime a un producto remotamente comercializable.

La diferencia entre una batería de Li-aire y otra de iones de litio se encuentra en el electrodo de la misma. En vez de grafito, investigadores han desarrollado el electrodo que usan a partir de grafeno, material del cual probablemente no has dejado de oír hablar en los últimos años.